La APP TESCUCHO es recibida con entusiasmo entre los usuarios

La aplicación desarrollada por la UNTREF para permitir la comunicación con personas hipoacúsicas será adoptada en municipios del interior, y tiene el apoyo de los organismos que bregan por los derechos de los discapacitados.

26-05-2020

La aplicación gratuita TESCUCHO, desarrollada por el Centro Integral de Servicios Tecnológicos de Acústica y Sonido (CISTAS) de nuestra Universidad para facilitar la comunicación entre personas que atienden al público y quienes tienen hipoacusia, comienza a extenderse en ámbitos del Estado y organizaciones sin fines de lucro. En el marco del distanciamiento social que exige el uso de tapabocas, la comunidad con diferentes grados de hipoacusia quedaba imposibilitada de leer los labios, pero gracias a esta app que convierte el sonido de la voz en letras de gran tamaño, esas barreras se superaron.

El coordinador general de la Mutualidad Argentina de Hipoacúsicos (MAH), Horacio Cristiani, comentó que recibieron la aplicación con entusiasmo. “Es difícil concientizar al público en general sobre esta problemática de la discapacidad auditiva. El uso masivo de este tipo de tecnología sería un gran avance hacia una sociedad mejor, más equitativa y solidaria”, expresó. Precisamente, el objetivo central que se propuso el CISTAS es que sea utilizada por quienes atienden en bancos, comercios, dependencias gubernamentales, centros de salud y otros espacios para solidarizarse con los que padecen algún tipo de sordera. Según dijo Cristiani, se estima que en nuestro país hay aproximadamente un 10% de la población que sufre algún grado de deterioro auditivo. 

Por su parte, la responsable de la Ley de Cupos en la Subdirección Ejecutiva de la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) y graduada de la Licenciatura en Administración y Gestión de Políticas Sociales de la UNTREF, María de los Ángeles Ramírez, aseguró que desde el organismo le están dando un total apoyo y difusión al proyecto. 

“Nos parece totalmente destacable que la app sea gratuita. Si yo tengo que comprar una aplicación que me resulta necesaria y no tengo los medios económicos para hacerlo, eso también vulnera mis derechos. En este caso es el Estado el que está presente a través de la investigación que se hace en la universidad pública; y cuando es el Estado el que provee, todos podemos acceder a estos beneficios”, remarcó.

Además, Ramírez dijo estar orgullosa de su pertenencia a la Universidad y de las acciones solidarias que emprende. “La UNTREF siempre tuvo en agenda estos temas, siempre estuvo atenta a trabajar para que se superen las barreras asociadas a las distintas discapacidades”. 

TESCUCHO también tuvo repercusión en algunos municipios del interior del país. Pablo González, director de Recursos Humanos de la Municipalidad de Venado Tuerto, Santa Fe, comentó que la app les resulta de mucha utilidad. “Teníamos el problema de no poder entendernos con las personas que poseen alguna discapacidad auditiva, por el uso del barbijo. Encontramos una solución, así que estoy muy agradecido”, manifestó, y detalló que son 120 los empleados que atienden a un promedio de 600 personas por día. “La aplicación es muy fácil de usar y muy práctica, por eso vamos a promover que todo el personal de la municipalidad la tenga instalada”, aseguró 

La Municipalidad de General Alvarado, Buenos Aires, también demostró un gran interés. Su secretaria de Desarrollo Humano, Josefina Bove, elogió los múltiples usos de la app y dijo que además de implementarla en el Estado quieren extenderla al sector privado.

“Es una aplicación de uso factible para todos, que puede servir hoy con la pandemia y más adelante también. Queremos concientizar e incentivar a que se utilice en comercios, bancos y oficinas del distrito”, apuntó, especificando que su partido hoy cuenta con 40 mil habitantes e incluye las localidades de Miramar, Otamendi, Mechongué y Mar del Sur.

Bove, que es maestra de personas sordas, dijo que la tecnología nos acerca alternativas que “todos los que trabajamos en discapacidad debemos aprovechar”. Sobre la iniciativa, destacó que “el equipo de la Universidad está haciendo un trabajo impecable” y que espera que siga creciendo.  

El director del CISTAS y de Ingeniería de Sonido en la UNTREF, ingeniero Alejandro Bidondo, subrayó que el concepto que guio el desarrollo de la app fue fomentar la solidaridad en el contexto de la pandemia junto con el cuidado de todos. “Está pensada para el interlocutor, que al utilizar la aplicación empatiza con las personas que tienen algún tipo de discapacidad auditiva. Eso es muy fuerte, porque no es que el hipoacúsico se encarga de sí mismo, sino que educa al resto de la sociedad a pensar en el otro”, definió. Bidondo afirmó que emplear el micrófono y la pantalla del dispositivo móvil permite que haya una separación prudencial entre las personas, disminuyendo así las posibilidades de contagio. La idea original fue de la ingeniera María Isabel Arango, y el desarrollo corrió por cuenta de los ingenieros David Chaikh y Andrés Piegari.

A medida que la gente fue interactuando con la aplicación aparecieron nuevos requerimientos. Originalmente, TESCUCHO solo estaba disponible para teléfonos inteligentes con sistema operativo Android. Hoy ya es posible usarla en iPhones y tablets, y se le agregaron colores que permiten una lectura más clara de los textos, vibración al inicio y fin de la transcripción y una encuesta de satisfacción vía Google Sheets. El equipo del CISTAS aún tiene en desarrollo otras funciones como transcripción simultánea y conversión de texto a voz. TESCUCHO se puede descargar desde aquí y también se puede acceder a su manual de uso.



Nota relacionada