Los desafíos de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea

El seminario tiene el objetivo de trabajar sobre las perspectivas políticas, económicas, jurídicas y migratorias de cada bloque, analizar la realidad actual y comprender los desafíos a futuro.

11-07-2017

Con el Brexit y la vuelta al proteccionismo que promueve el gobierno de Donald Trump, se presentan nuevas oportunidades de acercamiento entre la Unión Europea y el Mercosur.

Las perspectivas políticas, económicas y de circulación y residencia de las personas ante ese escenario fueron abordadas por un grupo de especialistas en el seminario Mercosur-Comunidad Europea. Nuevos desafíos para la cooperación, realizado en la sede Rectorado Centro de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) y organizado por el Instituto de Políticas de Migraciones y Asilo (IPMA-UNTREF), la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, la Dirección Nacional de Pluralismo e Interculturalidad y la Federazione Delle Associazioni Calabresi en Argentina. 

“Desde el ámbito académico nosotros siempre propusimos estas discusiones. Pero creo que esta mesa es diferente porque se está tocando el tema migratorio. No hay posibilidad de un acuerdo si no hay una política común en relación a esto”, dijo el rector de la UNTREF, Aníbal Jozami.

Algunos de los aspectos en los que se contraponen las dos regiones es en el avance por los derechos de las personas migrantes, el nivel de desarrollo y la equidad social.

Lo político-económico
Las tentativas de generar una relación comercial de los dos bloques data de  1995, con el primer acuerdo marco, pero esas negociaciones quedaron estancadas por el miedo de la inundación de productos agrícolas desde Latinoamérica hacia Europa y de manufacturas desde esta a aquella. “Las principales barreras son arancelarias y fitosanitarias, y Europa buscará una reciprocidad para sus productos industrializados”, comentó Antonio Nicoletta, de la Universidad de Bolonia. 

En tanto, el director nacional de Pluralismo e Interculturalidad, Julio Croci, dio cuenta de la relación de complementariedad entre las regiones e indicó que “el 50% de las exportaciones del Mercosur coincide con la demanda de Europa; y el 75% de las exportaciones de Europa, con la demanda nuestra”.

En el plano político, Daniel Ramundo, miembro del Parlamento del Mercosur, apuntó que más allá de las desigualdades en los niveles de desarrollo –Latinoamérica enfrenta un grave problema, con países como Brasil, en el que el 60% de la población vive bajo la línea de pobreza, o Venezuela, que vive una severa crisis institucional– las dos regiones tienen culturas políticas distintas. 

Lo migratorio
“No hay Estado que se autoabastezca, todos tienen migrantes que aportan mano de obra. Tenemos que trabajar como hermanos latinoamericanos hacia el futuro”, expresó Franco Fiumara, de la Universidad Nacional de La Matanza.

Según Lelio Mármora, director del IPMA, hay tendencias divergentes entre las dos partes del globo en materia de interculturalidad. En tanto que en los países europeos se enfatiza la lucha contra la migración irregular y los partidos de extrema derecha ganan fuerza, en el Mercosur en los últimos años se puso el acento en los derechos humanos de los migrantes. Mármora también indicó que en Europa hay una gran facilidad de circulación para profesionales altamente calificados, como los investigadores científicos, “pero no para el resto de los migrantes”.