INNOVA UNTREF

Conectar Igualdad ¿2° Parte?

Pablo A Fontdevila - Director del Departamento de Ciencia y Tecnología - UNTREF

Palabras claves


Keywords

Cuando el Programa 1 a 1 más grande del mundo vio la luz, el gobierno nacional estaba empeñado en apoyar el proceso de industrialización incipiente, para lo que imaginó que la computadora en la escuela permitiría despertar nuevas vocaciones por la Ingeniería.

No tenemos constancia de que en este aspecto hubieran ocurrido progresos significativos, pero sí sabemos que el impacto de Conectar Igualdad fue enorme en materia de lucha contra la brecha digital en diferentes sectores sociales, la inmensa mayoría de los cuales jamás hubiera soñado tener en casa una notebook, si la Presidenta Cristina Fernández no hubiera decidido invertir en 5 millones de computadoras que en sus entrañas contenían todo tipo de material didáctico, incluyendo simuladores para la enseñanza de las ciencias.

Por lo demás, se había puesto especial énfasis en la cuestión de rescatar la educación técnica (refundarla en verdad), pues la industria del imaginario gubernamental necesitaría de técnicos y de ingenieros.

Conectar Igualdad se cargó sin embargo de nuevas perspectivas, concentrándose en el ancho universo de la educación media.

La primaria es una educación no parcializada por disciplinas y en principio con un maestro que va a guiar todo el proceso de aprendizaje en la lectoescritura y los inicios de la aritmética y de la historia, pero en realidad donde aparecen fuertemente los contenidos curriculares es en la escuela secundaria.

El desafío en ese sentido era importante porque la masa de docentes a formar o a movilizar era muy importante, y se trataba de encontrar el modo en que la computadora ayudara realmente al proceso educativo esencial, a la cuestión de enseñar y aprender.

Con la aparición de las computadoras en el proceso de enseñanza-aprendizaje se acentuó el cuestionamiento a la idea de que el sistema educativo y la transmisión de los saberes se basara en la existencia de un foco irradiador de conocimiento, que transfería o que intentaba transferir esos conocimientos a un conjunto pasivo, hablamos de un profesor que enseña y un grupo de estudiantes que si bien es cierto, después harán lecturas, son principalmente receptores del conocimiento.

Eso que venía siendo muy discutido, y con pocas alternativas de superación, encontraron en los modelos uno a uno de enseñanza aprendizaje un aporte significativo, cual la posibilidad de que el aula se transformara en un ámbito de creación colectiva de conocimiento. ¿Por qué? Porque la informática, pero sobre todo internet, su desarrollo y despliegue, demostraron de que era fácil poner, sin intervención del docente, una enorme cantidad de información a disposición de los estudiantes, de modo que el aula podía luego ser transformada en un ambiente de debate acerca de todo aquellos interrogantes y motivaciones que suscita la lectura y el contacto con información abundante.

Como dice Alejandro Piscitelli, lo que genera internet es una verdadera infoxicación. Entonces, el rol del docente es en todo caso ayudar a distinguir en esa enorme cantidad de información, qué es pertinente y qué no es pertinente, qué es verdadero y qué es falso, qué es útil y qué es inservible, en fin, criterios para manejarse en un escenario donde la información no es escasa, sino probablemente sobreabundante.

Así como afirmamos que Conectar Igualdad tuvo un impacto enorme en la diseminación de la tecnología y sobre todo en la inclusión digital, en el mundo docente generó grandes expectativas, numerosos ensayos de cambios metodológicos sustantivos, pero lejos estuvo de vencer a lo que Mariana Maggio denomina la “matrix” de la educación, entendiendo por ello, la cultura y el sistema de relaciones y jerarquías que dificultan haciendo casi inviables los cambios deseados en el sistema.

Si como todo lo indica, el nuevo gobierno se propone, en materia educativa, recuperar y reinstalar Conectar Igualdad, una medida a todas luces necesaria, vital diría, debiera tener muy en cuenta el lugar en que quedó el PCI versión 1 cuando la maquinaria privatista llegó al poder.

Hay que poner el acento ahora en la metodología de la enseñanza mediada por las computadoras. Los docentes se merecen, y deben convencerse de ello, que hay que destinar un tiempo significativo a la reflexión sobre cómo debe encararse el complejo proceso de enseñanza-aprendizaje es decir la “aprehensión de conocimiento significativo” por los estudiantes.